Comibol
Comibol
Estado Plurinacional de Bolivia

La COMIBOL produce, industrializa
y exporta con soberanía

Su nacimiento legal se debe a la Ley 5035: Los orígenes de las cooperativas mineras


Su nacimiento legal se debe a la Ley 5035:
Los orígenes de las cooperativas minerasMuchos de los mineros relocalizados, al no encontrar alternativas laborales en las ciudades donde habían migrado, decidieron retornar a la mina a pesar de las cotizaciones bajísimas de los minerales en esa época, para poder sostener a sus familias.

El origen formal y legal de las cooperativas mineras en Bolivia es la Ley General de Sociedades Cooperativas No. 5035, dictada el 13 de septiembre de 1958 por el gobierno de Hernán Siles Suazo, que señala los fines y objetivos de esta forma de organización social y económica.
Las cooperativas, que se diferencian de las “sociedades de capital con fines de lucro”, cumplen, según la ley, “una función de órgano de liberación del trabajo popular, apto para estimular la formación de una conciencia económica de las clases trabajadoras y para promover el ejercicio de una democracia social”.
La vigente Constitución Política del Estado determina que “la economía plural (del Estado) está constituida por las formas de organización económica comunitaria, estatal, privada y social cooperativa”.
Y, por mandato constitucional, “El Estado reconoce y protege las cooperativas como formas de trabajo solidario y de cooperación, sin fines de lucro. Se promoverá principalmente la organización de cooperativas en actividades de producción”.
La parte introductoria de la Ley 5035 dice “que el movimiento cooperativo boliviano, surgido como producto y expresión de la enorme vitalidad de la Revolución Nacional ha tenido un crecimiento desordenado, inorgánico, sin linderos, propósitos y cauces estables, impulsado casi exclusivamente por el entusiasmo de las comunidades campesinas, los artesanos, los trabajadores mineros y fabriles”.
Otro de los objetivos planteados por la ley fue eliminar a las empresas privadas ocultas en cooperativas: “muchas sociedades lucrativas de capital han adoptado la forma jurídica de cooperativas con el objeto de capitalizar en su favor las exenciones, ventajas y privilegios que el Estado concede, descontroladamente, a este tipo de sociedad de servicio”.
La investigación de Jocelyn Michard (en Cooperativas Mineras de Bolivia, CEDIB, 2008) recordó que la hegemonía de la COMIBOL en la explotación de minerales decayó con el Decreto Supremo 21060 que determinó el despido de miles de trabajadores mineros y el Código de Minería de 1997 “que estipula que la COMIBOL no puede realizar operaciones directas de producción, sino sólo administrar las concesiones mediante contratos de arrendamiento”.
“Ese decreto (el 21060) transformó esencialmente la actividad minera. Muchos de los mineros relocalizados, al no encontrar alternativas laborales en las ciudades donde habían migrado, decidieron retornar a la mina a pesar de las cotizaciones bajísimas de los minerales en esa época, para poder sostener a sus familias. Se multiplicaron entonces las cooperativas, única forma legal para los trabajadores de explotar las minas frente a la desaparición de la COMIBOL y a la ausencia de fuentes de empleo en las empresas privadas”.
El investigador Michard dijo que “el retorno a las minas sucedió varias veces de manera violenta, cuando el gobierno se negó a ceder ciertas minas a las cooperativas”.
Concluye en que “la creación de cooperativas no se hace realmente a partir de un deseo de crear cooperativas, sino a partir de la necesidad” y que “integrar una cooperativa es para muchos trabajadores la única forma de trabajar en la mina”.

 

Principios del cooperativismo boliviano

Todos los socios tienen igualdad de derechos y obligaciones;
Rige el principio de control democrático, teniendo cada socio derecho a un voto, cualquiera que sea el número y valor de sus aportaciones;
Se establece un régimen en el que las aportaciones individuales consistentes en certificados de aportaciones en efectivo, bienes, derechos, trabajo, constituyen una propiedad común con funciones de servicio social o de utilidad pública;
El objetivo de la sociedad no es el lucro, sino la acción conjunta de los socios para su mejoramiento económico y social y para extender los beneficios de la educación cooperativa y la asistencia social de toda la comunidad;
La distribución de excedentes de percepción se efectuará conforme al trabajo realizado, en las cooperativas industriales, agrícolas o de servicios; de acuerdo con el consumo o el monto de operaciones, en las de consumo y crédito y conforme al trabajo, monto de operaciones, consumos y aprovechamientos en las de educación;
La acumulación de ahorros o las aportaciones extraordinarias de los socios o los préstamos de terceros que deban invertirse en la sociedad y hayan sido autorizados por la Asamblea General, tienen un interés limitado.

Usted es el visitante Nº
3089217
Camacho 1396 esq. Loayza
Telf. Piloto: (591-2) 2682100
Fax: (591-2) 2357979
P.O. Box 349 - 14142
Derechos Reservados © Copyright COMIBOL
Desarrollado por Desteco S.R.L.